Cuando España ganó la Eurocopa de Austria-Suiza 2008, obviamente entró en el grupo de las favoritas para obtener la corona mundial que se celebraría dos años después en Suráfrica, a pesar de un pasado lleno de infortunios en torneos internacionales. Ya en el continente negro, y después de perder el primer encuentro, ‘la Furia’ tomó el ritmo e impuso su estilo, con una gran dosis de posesión que derivaba en dominio total del ritmo del partido. Con él deslumbró y por primera vez la suerte le sonrió a la escuadra ibérica, que logró vencer en la final a Holanda por la mínima diferencia, convirtiéndose en el octavo país en coronarse campeón del mundo. En medio del furor generado por la estrategia española, bautizada como ‘tiki-taka’, el Barcelona de Guardiola -quizás el mejor exponente de esta técnica- confirmó la superioridad futbolística ibérica al ganar entre 2008 y 2011 tres títulos locales, dos Champions y un mundial de clubes. En 2012, con el viento a favor, pero con las probabilidades en contra, en la Euro Ucrania-Polonia, el ‘tiki-taka’ volvió a generar dividendos y llevó a España a inscribirse en los libros de historia al ganar la segunda Copa Europea consecutiva.

Hoy uno de los artífices de la estrategia ‘todo posesión’ no está en el Camp Nou y la supremacía culé es puesta en duda. La marca Guardiola fue adquirida por el Bayern de Múnich y a pesar de obtener varios trofeos (Mundial de Clubes 2013, Supercopa 2013 y Campeonato local 2013-2014), la derrota ante el Real Madrid en la semifinal de la Champions, trajo duras críticas al planteamiento del técnico catalán. Si bien es cierto las victorias de la selección española vinieron de la mano de otros dos entrenadores (Luis Aragonés y Vicente del Bosque), la gran cantidad de jugadores blaugrana en el cuadro nacional impactó ampliamente en la forma de juego colectiva.

Lo cierto es que ‘la Furia’ llega a Brasil de nuevo como una de las favoritas. Ya no tanto por el modelo de pases “infinitos”, que sin duda volverá a hacerse presente. El desempeño de los equipos españoles en los torneos europeos muestra que el futbol de ese país aún tiene mucho que decir. Sea cual sea el resultado, la Champions se quedará en España y en la Europa League, el Sevilla tiene una gran oportunidad de alzarse con la victoria.

La escuadra del ‘bigotón’ quizás llegue en un momento inigualable. Ya hizo historia. Es campeón del viejo continente y su liga una de las mejores. Ganar el Mundial no es una obligación. Frente al peso de ser local de los brasileros y la necesidad de los alemanes de recuperar la senda del triunfo, España parece no tener presión, jugará para ganar como siempre y sin la carga de demostrar nada, un escenario que la convierte en una favorita muy pero muy peligrosa.

Oscar Zambrano Quiroz

 

Comentários

comentários