Tras meses de competencia, desgaste físico, ansiedad, lesiones, sudor y lágrimas, los finalistas llegaron a Lisboa. No vienen de lejos. Después de tres rondas, que incluyeron diez partidos, el filtro redujo todo a los equipos de la capital española. La inspiración y la garra del Atlético se medirán a la artillería de estrellas del Real, este sábado 24 de mayo.

desporto_Estadio_da_Luz_SLB_Benfica_01-660x330Se esperan 120 mil visitantes en la ciudad lusa, la mitad sin boleto para entrar a Da Luz, pero con las ganas de vivir la experiencia propia de una urbe “vestida” de Champions.

Los colchoneros apelan a la inspiración que les proporciona un técnico como Diego Simeone, quien ha modelado al club a su imagen y semejanza: garra y potencia sin importar el rival. Por su parte, los merengues confían en el Balón de Oro 2014, Cristiano Ronaldo, y en la rapidez de Gareth Bale, para inclinar la balanza. Además de la carga de  experiencia que le otorga a Ancelotti haber participado en cuatro finales de Champions, de las cuales ganó dos con el Milán (2003 y 2007).

Futebol_Espanha_Diego Costa_Atlético MadridLamentablemente el as del Atleti, Diego Costa, llega tocado, al igual que el diez, Arda Turan, lo que representa una desventaja notable para los del ‘cholo’. De entrada las cartas favorecen a los blancos, que este año ganaron dos y empataron uno de los cuatro encuentros que disputaron frente a sus congéneres. Sin embargo, el campeonato de La Liga lo firmó el Atlético.

La ventaja para los rayados es la obsesión por la “décima” que revela su adversario. El propio técnico italiano señaló recientemente, que desde que arribó al Bernabéu, todo gira en torno a la “décima orejona”. Un deseo tan intenso que puede generar una presión contraproducente.

Los refuerzos sentimentales también contarán este sábado. Mientras los rojiblancos llevarán en el cuello de la camiseta el nombre de Luis Aragonés, el Real recibió un mensaje de respaldo por parte de legendarios jugadores como Francisco Gento, Fernando Hierro, Raúl González y Alfredo Di Stefano. Veremos quien pesa más.

En fin, a horas de la final madrileña, en suelo lisboeta, es difícil hacer pronósticos. No es cualquier juego. No es una final convencional. Es un derbi. Un clásico. Si, en otro escenario, pero con la misma energía de siempre. ¿Alguien se atreve a apostar que capitán levantará la copa? ¿Casillas? ¿Gabi? Solo este sábado lo sabremos.

Oscar Zambrano Quiroz

 

Comentários

comentários