Coincidiendo con la celebración del Día de los Derechos Humanos, hablamos con Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) en La Habana para revisar el panorama actual en la Isla

Pregunta. Hoy se conmemora en todo el mundo el Día de los Derechos Humanos ¿Cuál es la situación en nuestro país al cierre de 2014? ¿Hay motivos para la esperanza o para la preocupación?

Respuesta. El cuadro general de los derechos civiles, políticos, laborales y otros derechos fundamentales, continúa empeorando. Aunque la cifra de detenciones por motivos políticos ha disminuido en los últimos meses, eso obedece a que el Gobierno ha comprendido que ese tipo de arrestos le da una imagen muy negativa. Lo mismo hizo con anterioridad cuando decidió disminuir la cifra de prisioneros políticos, que actualmente se mantiene alrededor de 110 personas. Sin embargo, no ha hecho ninguna reforma en cuestión de leyes y no ha renunciado a su vocación represiva e intimidatoria contra toda la sociedad. De manera que no se puede decir que la situación haya mejorado. A menos que ocurra un milagro, va a seguir empeorando.

P. ¿Cuáles son los métodos represivos más usados en este momento?

R. Se ha producido una metamorfosis en cuanto a la represión por motivos políticos. Ya no consiste en largas condenas de prisión, ni siquiera en detenciones prolongadas. Más bien son frecuentes los arrestos de corta duración con el añadido de otras formas de intimidación, como son los actos vandálicos, que incluyen apedreamiento de casas o saqueos de viviendas, entre otras. También están las agresiones físicas, que han crecido mucho a lo largo del año, ya sean de manera abierta o encubierta.

El aparato represivo hace uso de su propia imaginación, en acciones como quitarle la ropa a los activistas en una carretera lejana o dejarlos sin zapatos. Lo cual trae como consecuencia que las personas tengan que trasladarse kilómetros descalzas hasta sus casas. Además del efecto moral que tiene sobre cualquier individuo que le quiten parte de su vestimenta.

P. El Gobierno cubano ha hecho un llamado a celebrar la fecha a lo largo de todo el país ¿Cómo valora esta nueva actitud?

R. Hemos estado siguiendo los medios oficiales y escuchamos sus llamados para observar la fecha en parques y lugares públicos. De paso, neutralizan así cualquier iniciativa de la sociedad civil independiente, como el caso de la convocatoria que han hecho las Damas de Blanco para encontrarse hoy en la céntrica esquina de L y 23, y que seguramente será aplastada. Tratarán de no recurrir tanto a las detenciones, siguiendo la tónica represiva de este año 2014.

“Son frecuentes los arrestos de corta duración y los actos vandálicos, que incluyen apedreamiento de casas o saqueos de viviendas”

P. ¿Cree que Cuba llegará un día a ser un referente en Derechos Humanos, incluso un velador regional por que estos se cumplan?

R. Ese es el sueño de muchos de nosotros. Pero lamentablemente, hoy Cuba es la oveja negra de los derechos humanos en el sistema interamericano y a escala planetaria, por alentar los abusos y bloquear cualquier intento de progreso de ciertas denuncias en el sistema de las Naciones Unidas, como es el caso de su complicidad con el régimen de Corea del Norte.

P. ¿Una Internacional de Violadores de Derechos Humanos?

R. Los grandes violadores de derechos humanos suelen actuar de conjunto, escudándose unos en otros y apoyándose mutuamente. O sea, que no solo se mantiene una situación negativa hacia dentro del país, sino que el régimen cubano ejerce un liderazgo negativo a nivel internacional, mucho más que cualquier otro Gobierno. Esto es algo muy contradictorio con el papel de liderazgo que tuvo la República de Cuba en la confección del borrador de la carta de Derechos Humanos en 1948. Nuestros diplomáticos de entonces solo fueron superados en protagonismo durante esa tarea por los franceses y los norteamericanos.

Esperamos entonces que Cuba vuelva a ser un baluarte en la defensa de los Derechos Humanos y toda esta infraestructura que hoy tiene el régimen para su propios fines ideológicos, sirva para hacer congresos que promocionen el respeto a los derechos fundamentales a nivel continental. Que en esos salones y palacios de convenciones se le de espacio a la formación, divulgación, protección y capacitación de los defensores de los Derechos Humanos en todo el mundo.

Reinaldo Escobar-Diario 14ymedio
 

Comentários

comentários