Finalmente, Uber decidió anoche suspender temporalmente el servicio UberPOP en España tras el auto de un juez que, aceptando sin ningún tipo de reservas la petición del denunciante, concedió unasmedidas cautelarísimas, que habitualmente se adoptan únicamente de forma provisional y por circunstancias de especial urgencia, mediante un procedimiento extraordinario y sumario sin oír a la parte contraria, que no fueron comunicadas a la compañía porque supuestamente (siempre según la parte demandante), “tenía dirección en el paraíso fiscal de Delaware”, aunque la compañía tiene perfectamente publicitadas direcciones de contacto tanto en Holanda como en la céntrica Avenida Diagonal de Barcelona.

El comunicado de Uber, firmado por su director en España, Carles Lloret, ha tenido que ser publicado en una página diferente a la corporativa, blog.pidetuviaje.com, por estar el dominio de Uber inhabilitado por los proveedores de acceso españoles. Además, la app de Uber da paso a la notificación que aparece en la ilustración, que conduce a esa misma entrada.

Que en España se pueda cerrar una página y una actividad con esa facilidad, en función de información parcial procedente de la parte denunciante y sin que el juez haga esfuerzo alguno por comprobar su veracidad, es algo que debería preocuparnos mucho. Si quieres innovar de alguna manera que desafíe mínimamente a un incumbente, plantéate que seguramente España no sea el país adecuado para hacerlo. De hecho, plantéate que si quieres innovar, en lo que sea, va a ser mejor que vayas pensando en emigrar.

La presencia de Uber en España debería servir para muchísimas cosas: la primera, para plantearnos si el estado actual de la regulación del transporte de viajeros beneficia a alguien además de a quién actualmente ejerce ese monopolio. Sin embargo, en lugar de aprovechar para replantearnos esa cuestión, se opta por no discutir nada, por no pensar siquiera en la situación planteada, y por unas medidas claramente excepcionales, como si hubiese un “peligro terrible” para alguien o una pérdida económica desmesurada, circunstancias que, claramente, no concurren en modo alguno.

¿Por qué Uber lanzó en España UberPOP en lugar del icónico Uber Black, o de alguno de los otros servicios que posee? Sencillamente, porque la regulación es tan dura, que únicamente permite la concesión de un escasísimo número de licencias VTC, en función de un porcentaje de las licencias de taxi existentes, lo que impide que Uber Black sea un servicio que pueda realmente convertirse en competitivo. Eso, lógicamente, no impedirá que ahora la compañía se plantee ahora ofrecerlo en España.

Si yo fuese la compañía, con la que no me une más relación que el hecho de haberla estudiado para utilizarla como caso en mi curso de Innovación en IE Business School, traería a España ahora todos los servicios que pudiese, aunque fuese de manera inicialmente minoritaria. Además, lógicamente, de apelar la decisión como ya han dicho que van a hacer. Dadas las circunstancias, con una oficina abierta en España y personal trabajando en ella, lo normal sería que la compañía optase no solo por tratar de atraer a todos los conductores posibles con licencia VTC, sino que incluso se plantease traer servicios aún experimentales en otros países, como el de transporte de productos de conveniencia, de documentos o de cualquier otro tipo, que permitiesen, además de mantener la marca viva y funcionando, seguir cuestionando la idoneidad de plantear barreras al emprendimiento mediante regulaciones aparentemente inamovibles que impidan la creación de empleo y oportunidades en un país con un porcentaje de desempleo como el existente en España.

Veremos qué movimientos lleva a cabo la compañía, además lógicamente de avanzar en el frente judicial. En otros países, las suspensiones de este tipo han durado únicamente algunos días, hasta que el juez ha podido escuchar a la compañía. Pero por el momento, si quieres informarte sobre la decisión de Uber, ya sabes: no lo busques en Google News. La “marca España” parece que consiste en evitar todo tipo de innovación. El día menos pensado cerramos internet.

This article is also available in English in my Medium page, “UberPOP suspended in Spain: Monty Python was right, nobody expects the Spanish Inquisition!

El Blog de Enrique Dans
 

Comentários

comentários