Dosmilquince, pobrecito
acaba de nacer
y ya carga el sanbenito
de que nos vino a joder.

Le tocó la lotería
de tener que aparecer
cuando la economía
está a punto de fallecer.

Los analistas que saben de eso
alertan sobre la situación
y el que cuente con algo de seso
sabe que tienen la razón.

El petróleo a tres lochas,
el dólar a más de docientos,
este año presagia
incontables sufrimientos.

Pero el que ha vivido
por años en esta tierra
sabe que eso no es nuevo,
y por eso no se aterra.

Crisis similares o peores
las tuvimos en el pasado,
y, señoras y señores,
las hemos capoteado.

Así que hoy (…) abogo por el nuevo año

y espero que lo transitemos
con el menor de los daños.

 

Mirco Ferri-Depósito de nostalgias 
 

Comentários

comentários